Posts Tagged ‘crisis’

Noruega y Japón financian la matanza de ballenas

El primer estudio para analizar los factores económicos de la industria ballenera, realizado por WWF, arroja datos contundentes. Los gobiernos de Noruega y Japón están usando los impuestos de sus reclamaciones para subvencionar un sector que hace ya mucho tiempo que dejó de ser productivo.

ballenacapturaEl informe “Sink or swim, The economics of whaling today” revela que los gobiernos de ambos países proporcionan a las compañías balleneras enormes subsidios, aunque los datos evidencian que la caza de ballenas nunca volverá a ser una industria rentable por sus propios medios.

Susan Lieberman, directora del Programa de Especies de WWF Internacional, comenta: “En estos tiempos de crisis, el uso de los impuestos de los ciudadanos para sostener una industria básicamente deficitaria no es estratégico, sostenible, ni supone un uso apropiado de los fondos públicos”.

El análisis de WWF considera un rango de costes directos e indirectos asociados a la industria ballenera, así como al procesamiento y venta de sus productos derivados, principalmente  la carne y la grasa. Los científicos concluyen que los crecientes costes, combinados con una demanda decreciente y el riesgo de impactos negativos como boicots comerciales o del turismo, hacen bastante improbable que la caza comercial produzca beneficios para ninguno de los países.

Las cifras que se desprenden del esudio advierten una tendencia similar en Japón. Durante la temporada 2008-2009 la industria ballenera japonesa necesitó 9 millones de euros de sus contribuyentes, sólo para no registrar pérdidas. En general, los subsidios del gobierno japonés desde 1988 superan los 117 millones de euros.

Informe de WWF sobre nuestro Planeta

Se titula Informe Planeta Vivo y fue presentado hace unos días por la institución que lo promueve, son casi 50 páginas con gran cantidad de gráficos y tablas. Concluye que consumimos recursos más deprisa de lo que la Biosfera puede abastecernos y asimilar los deshechos.  Los grandes titulares se han centrado en que necesitamos 2 planetas para sostener nuestro ritmo de consumo.

Antes de nada, se reconoce un gran trabajo tras éste y gusta especialmente que el documento aporte alternativas de desarrollo para frenar la desmedida necesidad de consumo de recursos.

A pesar de esto y tratarse de un riguroso estudio, se les han escapado algunos detalles, tal vez con origen en una redacción alternativa del informe. Al final se centra en una de las 3 áreas de abastecimiento humano: el cambio del modelo de consumo y producción de energía, que se lleva de forma directa casi la mitad de nuestro impacto sobre el entorno. Y la otra mitad la obtención de alimentos y el uso del agua.

El prólogo del informe empieza con una frase que juzga los motivos de la crisis económica actual en términos financieros: “La reciente depresión en la economía mundial es una severa llamada de atención sobre las consecuencias de gastar más de lo que tenemos”. La idea que siembra es la del mayor gasto del que se puede asumir para llevarlo al terreno de los recursos naturales. Esa costumbre de forzar las definiciones y los argumentos para justificar las cosas es muy típica de las organizaciones ecologistas y las pierde.

Por otro lado reconoce que el problema del precio de los alimentos se ha debido “en gran parte a la creciente demanda de biocombustibles y de alimentos para consumo humano y animal y, en algunos lugares, a la menguante disponibilidad de agua”. Parece que no se han agarrado a las teorías e informes que echaban la culpa del 70% de la subida de precios de los alimentos a los biocombustibles.

El informe parte en  1970 del equilibrio entre nuestro uso de la Tierra y su capacidad de regeneración. Las conclusiones se basan en el estudio de la biodiversidad en más de 5000 poblaciones de casi 1700 especies animales.

Lo único tranquilizador es que en las regiones templadas mantenemos un buen equilibrio entre la Naturaleza y nosotros, la parte más negativa es que los ecosistemas más afectados son los tropicales con un índice de planeta vivo de -51%. El Índice Planeta Vivo Global se queda en un -28% hasta el año 2005.

Establece como las amezanas directas sobre la biodiversidad las siguientes:

  • pérdida, fragmentación o cambio de habitat
  • sobreexplotación de especies
  • contaminación
  • diseminación de especies y genes invasores
  • cambio climático

Dedica un capítulo importante al tema del agua. Al ritmo de consumo nos quedamos sin ella, como todo lo que utilizamos de forma derrochadora y sin planificación. Pero eso no quiere decir que no haya para todos, sino que hay que gestionarla de otra forma. Lo de siempre.

Y en la parte de modelos alternativos de desarrollo para evitar esta descompensación de uso de nuestro planeta, plantean por ejemplo:

  • diseño de ciudades donde se reduzca la necesidad de transporte
  • el uso de la telefonía móvil frente a la telefonía fija
  • rehabilitación de tierras degradadas
  • reducción de la necesidad de transporte de los alimentos desde los lugares de producción hasta los de consumo.

En el área de las energías el informe sugiere:

  • mejorar la eficiencia energética en los edificios, industria y transporte
  • aumento de las energías renovables
  • expansión de la captura y el almacenamiento del carbono

Plantea el sector privado con un enfoque para “el éxito económico, social y ambiental”, que precisamente es algo que se está debatiendo en uno de los hilos de los foros de Biocarburante.com

En definitiva es un buen informe y más realista que los de Greenpeace.