Archive for 20 julio 2009

Consecuencias del cambio climático en el crecimiento de los árboles.

anillos

Según ha revelado un estudio de la Universidad de Barcelona publicado en la revista Climatic Change, los árboles se adaptan al cambio climático. El trabajo, elaborado por Octavi Planells y Emilia Gutiérrez, directora del Grupo de Dendroecología del Departamento de Ecología de la Universidad de Barcelona (UB), junto con investigadores del Deutsches GeoForschungszentrum, en Potsdam (Alemania), pone de manifiesto que las condiciones ambientales provocadas por el cambio climático pueden pueden provocar la sincronización del crecimiento de los árboles con el clima.

Las conclusiones de esta investigación no sólo tienen implicaciones ecológicas, “sino que también tienen repercusiones de cara a la dendroclimatología, al demostrar que las condiciones ambientales que favorecen el crecimiento de los árboles no son siempre las mismas, no son constantes”. El estudio revela una posible fuente de errores que se deberían tener en cuenta para reconstruir climas pasados, “ya que es posible que los anillos de aquellas épocas no reflejen las mismas condiciones ambientales favorables para el crecimiento de los árboles en la actualidad”, afirma Planelles, investigador del departamento de Ecología de la UB.

Los factores que han limitado el crecimiento de los árboles en las últimas décadas están directamente relacionados con el cambio climático. El aumento de temperatura y las disminución de las lluvias durante los meses en los que más crecen los árboles ha provocado que éstos sincronicen sus patrones de crecimiento, tanto respecto a la anchura de los anillos como a la composición química.

¿Significa esto que son falsas las reconstrucciones climáticas realizadas hasta ahora a partir de los anillos de madera? “No. Sencillamente, significa que en la estimación hay una cierta fuente de error que se debe tener en cuenta, incluso cuando se utilizan isótopos estables para reconstruir el clima. Algunas reconstrucciones pueden estar desviadas, pero no todas, ni mucho menos”, aclara Planells.

Los anillos de crecimiento registran cada año todo tipo de acontecimientos ambientales, desde incendios a tempestades o plagas. La ciencia que se encarga de su estudio es la dendroclimatología que, además, estudia la evolución del clima. Esda desconocida ciencia no sólo se aplica en reconstrucciones climáticas, sino también en multitud de otros campos: desde la datación de maderas antiguas de edificios, barcos y obras de arte a estudios geomorfológicos de aludes, desprendimientos o terremotos,  estudios de las perturbaciones ambientales sobre los árboles (incendios, plagas, erupciones volcánicas),  retroceso de los glaciares,etc.

Anuncios

El reloj biológico de las plantas y el cambio climático.

yunque2El reloj interno de las plantas o reloj circadiano es un mecanismo genético que actúa como coordinador central del metabolismo de la planta y, según una investigación reciente, puede mejorar las predicciones sobre el cambio climático. La investigación que avala este descubrimiento está liderada por la Facultad de Ciencias del Medio Ambiente de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y continúa desarrollándose en una finca de Toledo, donde se han instalado varias torres de flujos e dióxido de carbono para estudiar este mecanismo.

Según Víctor Resco, profesor de la facultad castellana y coautor de este estudio junto a James Hartwell y Anthony Hall, investigadores de la Universidad de Liverpool (Reino Unido), se trata de un mecanismo genético presente en la mayoría de los organismos que permite anticipar el paso de las horas y actúa como coordinador central del mecanismo de la planta.

“Hasta el 90% de los genes de una planta se activan o se apagan a lo largo del día en función de la hora que sea a causa de esta regulación circadiana”, explicaba el profesor. “La regulación circadiana está detrás de los ritmos diarios observados en la absorción de dióxido de carbono a través de la fotosíntesis, lo cual repercute sobre los modelos climáticos actuales donde la regulación circadiana no ha sido incorporada”, siguió explicando el profesor.

“El reloj también puede ser relevante para predecir la supervivencia, crecimiento, floración y distribución de las plantas en el clima cambiante, así como para desarrollar variedades agrícolas resistentes a los aumentos de temperaturas que tendrán lugar durante este siglo”, añadió este profesor del Departamento de Ecología de la UCLM. De acuerdo con esto y según el profesor  Resco, “la alta plasticidad y capacidad de adaptación del reloj interno de las plantas pueden ser importantes para que algunas plantas sobrevivan y crezcan bajo un clima cambiante”.

La central nuclear de Garoña seguira en activo hasta 2013.

garonagreenpeace

La central de Santa maría de Garoña (Burgos) va a ser la primera nuclear española que superará los 40 años de vida para los que fue diseñada. El Gobierno decidió ayer concederle una prórroga de cuatro años, lejos de los 10 solicitados por la empresa propietaria de la planta, Nuclenor (Endesa e Iberdrola al 50%).

Según esta prórroga, Garoña echará el cierre definitivo el 5 de julio de 2013. La orden que prepara el Ministro de Industria especificará los pasos técnicos y también “las inversiones que aún son necesarias” para garantizar la seguridad en la central más vieja de España, dijo el Ministro Miguel Sebastián en la rueda de prensa.

El ministro de Industria explicó que la prórroga de dos años y clausura en 2011, defendidas por el presidente del Gobierno,  no ofrecían margen para activar un plan industrial capaz de dar trabajo a “todos y cada uno de los trabajadores de la central, directos e indirectos”.

Esta zona del norte de Burgos está entre las autorizadas por la Unión Europea para recibir subvenciones directas a fondo perdido y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, dejó caer la cifra de unos 100 millones de euros por este concepto.

Para los ecologistas esta decisión ha sido decepcionante y consideran que el “lobby nuclear” ha ganado la partida. Para Greenpeace, desde ahora “se abre el melón del alargamiento indiscriminado de la vida de las centrales nucleares”.

Tanto Greenpeace como Ecologistas en Acción han anunciado que recurrirán ante los tribunales la decisión sobre Garoña y que llevarán a cabo una serie de movilizaciones en protesta. Por otro lado, también acudirá a la justicia Nuclenor para defender sus derechos y exigir indemnizaciones por daños y perjuicios.