Archive for 26 junio 2009

Noruega y Japón financian la matanza de ballenas

El primer estudio para analizar los factores económicos de la industria ballenera, realizado por WWF, arroja datos contundentes. Los gobiernos de Noruega y Japón están usando los impuestos de sus reclamaciones para subvencionar un sector que hace ya mucho tiempo que dejó de ser productivo.

ballenacapturaEl informe “Sink or swim, The economics of whaling today” revela que los gobiernos de ambos países proporcionan a las compañías balleneras enormes subsidios, aunque los datos evidencian que la caza de ballenas nunca volverá a ser una industria rentable por sus propios medios.

Susan Lieberman, directora del Programa de Especies de WWF Internacional, comenta: “En estos tiempos de crisis, el uso de los impuestos de los ciudadanos para sostener una industria básicamente deficitaria no es estratégico, sostenible, ni supone un uso apropiado de los fondos públicos”.

El análisis de WWF considera un rango de costes directos e indirectos asociados a la industria ballenera, así como al procesamiento y venta de sus productos derivados, principalmente  la carne y la grasa. Los científicos concluyen que los crecientes costes, combinados con una demanda decreciente y el riesgo de impactos negativos como boicots comerciales o del turismo, hacen bastante improbable que la caza comercial produzca beneficios para ninguno de los países.

Las cifras que se desprenden del esudio advierten una tendencia similar en Japón. Durante la temporada 2008-2009 la industria ballenera japonesa necesitó 9 millones de euros de sus contribuyentes, sólo para no registrar pérdidas. En general, los subsidios del gobierno japonés desde 1988 superan los 117 millones de euros.

La contaminación del aire puede dañar el ADN en pocos días.

contaminacion

Investigadores italianos han asegurado que respirar aire contaminado durante un corto periodo de tiempo puede hacer que algunos genes inicien una reprogramación. Estos cambios en los genes pueden suceder en tan sólo tres días y podrían aumentar las probabilidades que una persona tiene de desarrollar enfermedades como el cáncer.

Según datos de la investigación presentada en la Conferencia Internacional de la American Thoracic Society en San Diego, las comparaciones de muestras de ADN de la sangre de trabajadores sanos que fueron expuestos a altos niveles de partículas aéreas en un taller de fundición cerca de Milán reflejaron que después de tres días de exposición ocurrieron cambios en cuatro genes que han sido asociados con la supresión de tumores.

Este descubrimiento revela que “los factores ambientales necesitan poco tiempo para causar la reprogramación de los genes, lo que se relaciona potencialmente con los resultados de las enfermedades”, afirmó el investigador Dr. Andrea Baccarelli, profesor  asistente de biotecnología aplicada de la Universidad de Milán.

“Debido a que muchos de los efectos de la materia particulada de los talleres de fundición son similares a los encontrados después de la exposición a la contaminación atmosférica ambiental, nuestros resultados plantean una nueva hipótesis sobre cómo los contaminantes del aire modifican la salud humana“, dijo Baccarelli.

El profesor continuó explicando que los cambios en los genes de los trabajadores del taller de fundición quizá se debieron a la metilación del ADN, un proceso de transformación química que está relacionado con la reprogramación de los genes y que se encuentra en las muestras de sangre y tejidos de los pacientes de cáncer de pulmón.

Los cambios en la metilación del ADN que observaron son reversibles, y algunos de ellos ya se utilizan como objetivos para medicamentos del cáncer”, añadió el investigador. Además, planteó la posibilidad de diseñar intervenciones tempranas que puedan programar al gen par que vuelva a la normalidad y mitigue los mayores riesgos de salud de los contaminantes del aire.

Para finalizar, Baccarelli insistió en la necesidad de evaluar comó los cambios en la reprogramación de los genes observados se relacionan con el riesgo de cáncer.

Organismos modificados genéticamente (OMG) versus selección natural.

En España, al igual que en el resto de Europa se intenta limitar el uso de organismos modificados genéticamente (OMG), normalmente cultivos alimentarios. A pesar de que existen diferentes anti-OMG, hay de muchos tipos. Estos organismos que han sido modificados pueden contener genes ajenos procedentes de bacterias o virus,  de otras especies vegetales o de otras variedades.  La manera de introducir esos  nuevos genes en el organismo original también varía.

naranja

La polémica sobre si estas modificaciones genéticas traen o no riesgos para la salud, medio ambiente y productividad no tiene  fin.  Mientras partidarios y detractores de esta actividad se pelean por  ganar la absurda disputa en la que priman intereses económicos, se desaprovecha la alternativa más antigua en la historia de la agricultura como es la selección natural, ya sea selección de variedades naturales o de hibridaciones naturales.

El hecho de que actualmente dispongamos de avanzadas tecnologías que nos permiten modificar los genes de las plantas,  no significa que echemos por tierra toda la metodología natural, origen del mundo en que vivimos. No podemos referirnos a la tecnología con términos como avance o progreso si, por el contrario, para lo que la utilizamos es para retroceder y destruir lo que ya había.

Graves consecuencias del cambio climático en Andalucía.

cambio_climatico4

La asociación ecogista Greenpeace ha alertado sobre el peligro de “africanización” que sufre Andalucía como consecuencia del cambio climático. El impacto medioambiental en esta zona es ya una realidad, sobre todo en Doñana, y en dos de los motores económicos fundamentales de la región, la agricultura y el sector turístico.

Greenpeace asegura que Andalucía es la comunidad autónoma “más afectada por la aridización”. La organización ha publicado  el informe “La crisis del clima. Evidencias del cambio climático en España”, elaborado con la colaboración de Jesús Martínez Sevilla, investigador de la Universidad de Sevilla. Los resultados de dicho informe  son desalentadores. Algunas de las evidencias del cambio climático son el aumento de la temperatura media, la subida del nivel del mar, los impactos en el Parque Nacional de Doñana y en la flora.

Entre 1971 y 2000, Sevilla registró un incremento medio anual de 1,95 ºC; Granada de 1,53ºC; y Málaga de 1,34ºC. Los puntos más afectados por la subida del nivel de mar son las marismas de Doñana, las lagunas de Cabo de Gata y el Golfo de Cádiz. Por otro lado, en Doñana, se está produciendo una progresiva aridización a causa del descenso de las lluvias, acidificación del medio marino, etc. Todo esto provoca, a su vez, graves alteraciones en el ritmo habitual de floración.

Greenpeace ha confirmado que Andalucía es la comunidad autónoma más afectada por la aridización, lo que está provocando “un descenso en la producción agrícola de secano, el aumento de la vulnerabilidad de los frutales por el adelanto de la floración y la mayor incidencia de plagas agrícolas”.

Además de estas consecuencias “hay que destacar la clara tendencia a la disminución del turismo derivada del aumento de la temperatura y de la proliferación de fenóminos metereológicos extremos, como las olas de calor”, añade.

Por si no fuera suficiente, Greenpeace también ha advertido del riesgo de proliferación de enfermedades tropicales, como el dengue o la malaria, sobre todo en las zonas húmedas de Doñana, donde ya se ha detectado el mosquito capaz de transmitir estas enfermedades.

España suspende en energías renovables.

300-energias-renovables

La Comisión Europea, en su “Informe de avance sobre la energía procedente de fuentes renovables“, ha dado un suspenso a España por sus resultados negativos en el impulso de las energías renovables.

Este informe publicado el pasado 24 de abril refleja que el progreso de España está por debajo de la media de la Unión Europea. En 2003 las renovables  representaban en España el 7% del consumo primario y, en 2008 sólo el 7,6%. España no es el único país que ha obtenido malos resultados en el informe, al contrario, sólo seis países han aumentado su couta de electricidad procedente de fuentes renovables en al menos 2 puntos porcentuales desde 2004. Además, en muchos estados, entre ellos España, la cuota se ha reducido o estancado desde dicho año.