Año bisiesto de compromiso medioambiental

Está claro que 2008 –al menos como parte de la agenda de buenas intenciones– se está convirtiendo en el año del compromiso con el medio ambiente. Empresas de todos los sectores se preguntan qué medidas podrían adoptar para hacer que sus procesos de negocio sean más respetuosos. La opinión pública está concienciada al respecto y existe una demanda social hacia lo verde.

Las compañías del sector de telecomunicaciones se preguntan también cual puede ser su cometido en esa agenda. Es cierto que los avances en este sector llevan ya años aportando su granito de arena contra el cambio climático:

  1. la banda ancha y la videoconferencia ahorran viajes de avión a directivos empresariales de todo el mundo. El rol que han jugado en la globalización ha sido fundamental, como también en la creación de una conciencia medioambiental global.
  2. Internet continúa siendo el canal de comunicaciones a través del cual se difunden iniciativas de carácter verde, que, en muchas ocasiones, no pueden acceder a los habituales de información. Por ejemplo, la actual preocupación mundial por el cambio climático ha encontrado en el ciberespacio un altavoz sin parangón para difundir su tesis, hasta que políticos relevantes de todo el mundo han enganchado esa bandera.
  3. El teletrabajo. Internet y el correo electrónico han hecho posible que determinados empleos puedan ser realizados desde el propio domicilio, en las mismas condiciones que si se estuviera en un puesto de oficina.  Al tratarse de una modalidad incipiente, son aún escasos los estudios que determinan sus efectos concretos, pero es evidente que los ahorros que aporta son múltiples: en desplazamientos y en consumo de combustible, y, para la empresa, en el recibo eléctrico y calefacción, al poder disponer de instalaciones más reducidas.
  4. la oficina sin papel es otro de los logros medioambientales que el sector de las telecomunicaciones comparte con el de Tecnologías de la Información, a partes iguales. Hoy día, el correo electrónico ha sustituido en muchos sectores al ordinario y al fax, con el correspondiente ahorro de toneladas de papel. Ahora, todo tipo de documentos digitalizados transitan por la red sin llegar nunca a tener una versión impresa. Son muchas las compañías que añaden a sus mails como posdata el mensaje de No imprimir salvo que sea absolutamente necesario. 

El fomento de la facturación electrónica, las pioneras han sido las empresas de telecomunicaciones. Las operadoras llevan años tratando de que sus abonados se pasen a la e-factura. Con un mensaje fundamentalmente verde –y también con incentivos más tangibles–, tratan de convencerles a recibir mensual o bimensualmente sus facturas por correo electrónico. Avanzar en esto es claramente conservacionista, aparte del ahorro en papel y costes de impresión considerable para el operador. Éste es el mejor momento para aquellos que aún no han desplegado servicios como éste lo hagan, y para que los que sí, den pasos adelante en su estrategia verde e involucrar a sus abonados. 

Lo que subyace en iniciativas tales como la e-factura es una estrategia que persigue involucrar al usuario en la realización de una serie de tareas administrativas, hasta ahora llevadas a cabo por la empresa de telecomunicaciones, que pueden a medio plazo suponer un ahorro sustancial de recursos:reducción de la dependencia del call center, con disminución del equipamiento, y del consumo de energía. El mensaje medioambiental puede convertirse en el elemento que finalmente impulse al consumidor a autogestionarse mediante Internet (a través de la actualización de datos personales, los cambios en domiciliaciones o de domicilio, y la ampliación o reducción de servicios).

Desde el punto de vista de la gestión interna del operador, toda medida que contribuya a hacer más eficientes los procesos de producción puede ser bienvenida como amigable para el medio ambiente. Aquí destacan esfuerzos como:

Hay una opinión pública favorable a las iniciativas medioambientales, lo que está siendo aprovechado por las empresas energéticas para convertirlo en un mensaje de márketing para captar o retener clientes. Consumidores concienciados están abiertos a las energías renovables, y pueden estar dispuestos a pagar un plus por ello. En un momento en que parte de la oferta de telecomunicaciones se está convirtiendo en una commodity, las empresas del sector pueden encontrar en el mensaje medioambiental un elemento diferenciador.

Anuncios

One response to this post.

  1. Hola,
    Efectivamente, nos queda un largo camino, pero sobretodo ver que no solo está en manos de las instituciones sinó también de las empresas, de que estas se mentalicen, formen y dediquen recursos a los departamentos de gestión medioambiental o a sus técnicos medioambientales.
    La parte positiva es que la empresa saca un doble beneficio, uno, el respeto por el medio ambiente y por otro, imagen de marca y estrategias de lresponsabilidad social empresarial
    , siendo puntos fuertes para el mk social de la empresa y dándole un valor añadido a su actividad. A aquellos que le sinterese el tema de la RSE recomiendo unos cursos de gestión ética y Responsabilidad social (SGE) para especialistas en medioambiente. Nosotros los hicimos a través de la empresa hace poco y están bién porque parte de ver las novedades legislativas también hacen un enfoque práctico y de aplicación a la empresa.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: