Francia cobrará por las emisiones de CO2

contaminacionEl presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha anunciado que a partir del 2010 será obligatorio pagar un impuesto sobre las emisiones de carbono, fijado en 17 euros por tonelada de CO2, aunque se elevará progresivamente en los próximos años. Este impuesto se aplicará sobre el petróleo, el gas y el carbón, quedando excluida la electricidad, puesto que en Francia proviene en un 75% de la energía nuclear.

Este impuesto afectará tanto a las empresas como a los ciudadanos, diferenciando entre urbanos, con transporte público, o rurales, y la medida conllevará una compensación fiscal en función del sector al que se pertenezca, reduciendo el impuesto sobre la renta de las familias o mediante unos “cheques verdes” equivalente a la cantidad retenida por la tasa del carbono, como se la conoce ya comúnmente.

El objetivo de esta medida fiscal no es aumentar los impuestos, sino “incitar a las familias y empresas a modificar progresivamente sus comportamientos para preservar el medioambiente”, según explicó Sarkozy. La penalización por la emisión de dióxido de carbono no es una novedad, y Francia tiene como modelo a Suecia, que ya en 1991 creó un impuesto que hoy en día llega a los 100 euros por tonelada, y que ha reducido desde entonces un 9% sus emisiones.

En España, José Luis Rodríguez Zapatero sostiene que la medida francesa es una iniciativa a tener en cuenta: “en esta fiscalidad verde están trabajando todos los países desarrollados debido a que la lucha contra el cambio climático y la contaminación nos obligan a ser exigentes. Y una de las maneras de ser exigentes es la imposición fiscal”. De hecho, el pasado Junio se elevó la tasa hidrocarburos en 2,9 céntimos por litro, aunque el presidente español fue poco insistente en que era una medida para luchar contra el cambio climático.

No faltan detractores de este tipo de medidas indirectas, que dudan de su efectividad para reducir la emisión de gases contaminantes a la atmosfera y que temen que todo sea otro forma de recaudar fondos para el Estado. La mayoría de los franceses están en contra, y piensan que no serviría para avanzar en la consecución de los objetivos de Kioto. Los ecologistas también temen que gravar los combustibles fósiles beneficie aún más a la energía nuclear en Francia.

About these ads

One response to this post.

  1. Posted by un ciudadano on noviembre 8, 2009 at 1:51 pm

    Tambièn deberìa haber un impuesto por la basura y por la deforestaciòn y por las guerra

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: